Cine clásico, 10 películas pre 70’s que tienes que ver

Descubre con Kikazaru 360 las mejores películas de cine clásico, de antes de los 70. Si no las has visto...¿a qué estás esperando?

En Kikazaru 360 hemos hablado de casi todo. Desde anime a cine de superhéroes, desde películas de miedo a comedias y un enorme etcétera, así que creemos que ya es hora de ponernos un poco más nostálgicos. Por eso hoy os traemos las que, para nosotros, son las mejores películas de cine clásico de la historia.

Pero antes de empezar, vamos a poner un poco de contexto.

¿Qué es el cine clásico?

Cuando hablamos de cine clásico nos referimos a todas esas obras cinematográficas que están situadas entre 1900 y 1969.

El gran referente del cine durante esta época fue la industria norteamericana, aunque tanto en Europa como en oriente también podemos hallar impresionantes obras que nos siguen enamorando hoy en día.

Cuando nos referimos a cine clásico también estamos señalando toda una forma de hacer cine, unas ideologías, rasgos visuales, sonoros y genéricos de una época pasada.

En nuestra lista recogeremos las películas que dieron comienzo a la época dorada del cine y algunas que marcaron historia. También contaremos como clásicas todas aquellas obras de los años 60, que si bien se diferencian en gran forma de los primeros años del cine, pero que se han convertido en auténticos clásicos atemporales. Que aún hoy en día disfrutamos, alabamos y son patrimonio de la cultura mundial.

Las mejores películas de cine clásico (1900-1969)

Viaje a la luna (Georges Méliès, 1902)

Está basada en dos grandes novelas literarias, que son: «De la Tierra a la Luna», de Julio Verne y «Los primeros hombres en la Luna», de Herbert George Wells. La película dura 14 minutos con 12 segundos a una velocidad de 16 fotogramas por segundo, y algo más de ocho, proyectada a 25 f/s. Le Voyage dans la Lune es una película muy popular, y la crítica de cine la reconoce como la más importante de las creaciones cinematográficas de Georges Méliès. Además es, en cierto modo, el primer filme de ciencia ficción de la historia del cine.

El acorazado Potemkin (Sergei M. Einsestein, 1925)

Basada en hechos reales ocurridos en 1905, narra como la tripulación del acorazado Príncipe Potemkin de Táurida se cansan del tratamiento vejatorio e injusto de los oficiales. El detonante de la situación es la carne podrida que éstos quieren que los marineros se coman. Con este motín comienza el reguero revolucionario por Odesa y toda Rusia. (FILMAFFINITY)

La gran obra del maestro Eisenstein, que innovó tanto en el ritmo como en el montaje. Einsestein es, en gran medida, padre fundador del cine moderno, con una técnica virtuosa teniendo en cuenta su antigüedad.

Sucedió una noche (Frank Capra, 1934)

Ellie Andrews, una joven y caprichosa heredera, consigue escapar del yate de su padre, que la había encerrado para evitar su boda con un hombre poco recomendable. En el autobús que coge, con destino a Nueva York, conoce a Peter Warne, un simpático y atractivo reportero, que busca una buena historia. El azar y las circunstancias unirán a Ellie y a Peter en un accidentado y divertido viaje. (FILMAFFINITY)

Uno de los títulos fundamentales de la comedia de los años 30. Llena de ritmo, un refinado sentido del humor, cargada de ingenio y encanto, original e increíblemente divertida.

Tiempos modernos (Charles Chaplin, 1936)

El gran dictador (Charles Chaplin, 1940)

Sin duda es el trabajo más serio, trágico y humano de Chaplin. Chaplin supo captar la esencia del nazismo, y supo burlarse de él, seguramente, lo que más le podía doler al dictador alemán. Es una crítica mordaz, política a través del humor, pero más dura y seria que decenas de películas actuales.

Ciudadano Kane (Orson Welles, 1941)

‘Citizen Kane’ es más que una gran película, es la obra maestra de Orson Welles. Una de las películas más interesantes y técnicamente superiores que ha salido nunca de un estudio de Hollywood. Mezcla de drama, misterio y periodismo, se esfuerza en darnos una buena historia, y vaya si lo consigue.

Ser o no ser (Ernst Lubitsch, 1942)

Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Varsovia, durante la ocupación alemana. El profesor Siletsky, un espía al servicio de la Gestapo, está a punto de entregar una lista con el nombre de los colaboradores de la Resistencia. Joseph Tura, actor polaco, intérprete de Hamlet y esposo de María Tura, también conocida actriz, intentará evitarlo. Con la ayuda de los actores de su compañía, se hará pasar por el cruel coronel Erhardt y por Siletsky para entrar en el cuartel general de las SS. (FILMAFFINITY)

Como muchas de las grandes obras de esta época, la temática antinazi acapara la gran pantalla, y Lubitsch lo hace como casi nadie puede hacerlo. Es una de las comedias más profundas y emocionalmente complejas de la historia del cine. Que además nos enamora con el sello estético del director germano.

Cantando bajo la lluvia (Stanley Donen y Gene Kelly, 1952)

Seguramente el mejor musical de la historia del cine, seguro, el mas memorable de la época dorada de Hollywood. Una obra imperecedera, obra maestra del genero. En ella podemos encontrar varios de los mejores sketches musicales de la historia de los musicales.

Los siete samurais (Akira Kurosawa, 1954)

Impresionante película del maestro Kurosawa cuyo argumento generó posteriores westerns, entre ellos «Los Siete Magníficos». Una dirección y puesta en escena fuera de serie. Seguramente la mejor película asiática de todos los tiempos.  Toda una joya del cine mundial, con una potencia narrativa inaudita. La fotografía en blanco y negro rezuma belleza.

El séptimo sello (Ingmar Bergman, 1957)

Suecia, mediados del siglo XIV. La Peste Negra asola Europa. Tras diez años de inútiles combates en las Cruzadas, el caballero sueco Antonius Blovk y su leal escudero regresan de Tierra Santa. Blovk es un hombre atormentado y lleno de dudas. En el camino se encuentra con la Muerte que lo reclama. Entonces él le propone jugar una partida de ajedrez, con la esperanza de obtener de Ella respuestas a las grandes cuestiones de la vida: la muerte y la existencia de Dios. (FILMAFFINITY)

Ingmar Bergman es uno de los mejores directores de la historia, eso es una verdad irrefutable. Y en esta película lo demuestra con soltura. Además de una imagen y montaje preciosos, trata sobre unos temas siempre complicados de afrontar. Con franqueza y simplicidad..

 

Los 400 golpes (François Truffaut, 1959)

Primer largometraje de François Truffaut, y uno de los mejores de su filmografía.  Truffaut hace gala de su infatigable talento, encima introduciéndonos en su propia infancia.

Con faldas y a lo loco (Billy Wilder, 1959)

Época de la Ley Seca (1920-1933). Joe y Jerry son dos músicos del montón que se ven obligados a huir después de ser testigos de un ajuste de cuentas entre dos bandas rivales. Como no encuentran trabajo y la mafia los persigue, deciden vestirse de mujeres y tocar en una orquesta femenina. Joe (Curtis) para conquistar a Sugar Kane (Monroe), la cantante del grupo, finge ser un magnate impotente; mientras tanto, Jerry (Lemmon) es cortejado por un millonario que quiere casarse con él. (FILMAFFINITY)

Comedia de las imprescindible. Increíble combinación la que hacen siempre Wilder y Lemmon. Un clásico del humor, parodia del cine de gangsteres. Marilyn Monroe está impresionante.

La dolce vita (Federico Fellini, 1960)

Marcello Rubini es un desencantado periodista romano, en busca de celebridades, que se mueve con insatisfacción por las fiestas nocturnas que celebra la burguesía de la época. Merodea por distintos lugares de Roma, siempre rodeado de todo tipo de personajes, especialmente de la élite de la sociedad italiana. En una de sus salidas se entera de que Sylvia, una célebre diva del mundo del cine, llega a Roma, cree que ésta es una gran oportunidad para conseguir una gran noticia, y, en consecuencia, la perseguirá por las noches por diferentes lugares de la ciudad. (FILMAFFINITY)

Clásico entre los clásicos de Fellini. Una crítica mordaz a la burguesía y aristocracia italianas. Su imagen y ritmo son de otro nivel.

El apartamento (Billy Wilder, 1960)

C.C. Baxter (Jack Lemmon) es un modesto pero ambicioso empleado de una compañía de seguros de Manhattan. Está soltero y vive solo en un discreto apartamento que presta ocasionalmente a sus superiores para sus citas amorosas. Tiene la esperanza de que estos favores le sirvan para mejorar su posición en la empresa. Pero la situación cambia cuando se enamora de una ascensorista (Shirley MacLaine) que resulta ser la amante de uno de los jefes que usan su apartamento (Fred MacMurray). (FILMAFFINITY)

Romántica, realista, triste, crítica, inteligente y cientos de adjetivos más no bastan para una de las mejores películas del Wilder. Una de las obras cómicas más ácidas de la historia, una obra maestra fuera de toda duda.

Desayuno con diamantes (Blake Edwards, 1961)

Holly Golightly es una bella joven neoyorquina que, aparentemente, lleva una vida fácil y alegre. Tiene un comportamiento bastante extravagante, por ejemplo, desayunar contemplando el escaparate de la lujosa joyería Tiffanys. Un día se muda a su mismo edificio Paul Varjak, un escritor que, mientras espera un éxito que nunca llega, vive a costa de una mujer madura. (FILMAFFINITY)

Una historia de amor inusual, repleta de glamour e insatisfacción. Una comedia casi perfecta que reúne la esencia del cine clásico.

La gran evasión (John Sturges, 1963)

Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Un grupo de oficiales ingleses y norteamericanos que están prisioneros en un campo de concentración nazi, se proponen organizar una fuga en la que se verán implicados doscientos cincuenta presos. Para llevar a cabo su plan comienzan a excavar tres túneles. (FILMAFFINITY)

La volví a ver hace poco con unos amigos y no me decepcionó. Entretenida, aventurera y con unas actuaciones impresionantes.

2001: Una odisea en el espacio (Stanley Kubrick, 1968)

La película de ciencia-ficción por antonomasia. Un viaje a través de la historia de la humanidad, de nuestro pasado y nuestro futuro. Tiene imágenes para el recuerdo, ha sido fruto de miles de parodias y referencias. Visualmente es única, Kubrick era un genio.

Easy Rider (Dennis Hopper, 1969)

No olvides seguirnos en nuestras redes sociales para no perderte ninguno de nuestros contenidos!

Si te ha gustado este artículo sobre las mejores películas de cine clásico, no puedes dejar de leer nuestro artículo sobre “las series y películas de Disney + que no te puedes perder”.